Así Singapur pasó de ser una isla pobre a uno de los países más ricos del mundo