Tarjetas departamentales: 5 mitos que no debes seguir creyendo