Así saltó Singapur del tercer al primer mundo